La bitácora de Martine

Lecciones del 2012

2012 da sus últimos coletazos… y yo a caballo entre el balance habitual que me gusta hacer en estas fechas y la mirada ya puesta en 2013 y todo lo que se avecina. Este año ha sido trepidante, con muchos retos, algunos baches en el camino y un sinfín de vivencias muy enriquecedoras. Ha sido un año de análisis introspectivo y profundo, muy (auto)crítico. Estamos en una época en la que las fórmulas habituales parecen carecer de sentido, tenemos que reinventarnos para seguir adelante.

2012 me deja con dos grandes lecciones aprendidas. La primera: si te vienen ganas de tirar la toalla, ponte el albornoz. Tiene gracia, pero la dosis de optimismo con la que inicié este blog, ese aliento que quería transmitir, más que nunca tiene razón de ser actualmente. Ahora, echando la vista atrás, me doy cuenta de que la coyuntura y el estado de ánimo generalizado me ha afectado más de lo que hubiese deseado. Pero el apoyo de familiares y amigos me ha devuelto las fuerzas en los momentos en que flaqueaban y aquí seguimos, en la brecha.

La segunda: quien mucho abarca poco aprieta. Los días solo tienen 24 horas y no cunden para todo lo que me gustaría. Inicié el año con mucha ambición: compaginar dos negocios, dedicar tiempo a la familia, seguir con los compromisos asociativos en APTIC. Pero tanta actividad me pasó factura y tuve que priorizar y dejar en un segundo plano la asociación para no sucumbir al agotamiento.

La familia es lo primero, sobre todo cuando tienes dos peques de los que disfrutar. Los niños crecen a la velocidad del rayo y quiero aprovechar al máximo el tiempo. Organizar lo mejor posible las jornadas, para que las horas cundan bien y evitar trasnochar, reservar horas para mi pareja y para mí, porque es importante cuidarse para rendir al 100%.

En Mar Traducciones he realizado muchos cambios y el balance del año es globalmente positivo. En 4Visions hemos pasado por situaciones críticas, pero hemos salido reforzados de cada crisis superada y ¡por fin la aplicación ya está disponible! Pasar de ir siempre por tu cuenta, tomar tus propias decisiones sin tener que consultar a nadie, a tener que consensuar cada paso que das con cuatro personas más es todo un reto, pero al mismo tiempo es increíblemente enriquecedor.

Creo que este año tendré que seguir haciendo malabares para que me cundan las horas, pero seguiré insistiendo. Algunos lo consideran tozudez, yo lo llamo perseverancia.

Feliz año 2012

Espero que 2013 sea un gran año para todos vosotros. ¡Feliz Año Nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *